Ada Rodríguez

Educadora

La música formó parte de mi vida desde mucho antes de nacer, siempre me ha encantado saber que mi madre pasaba horas y horas tocando su piano cuando yo me encontraba en su vientre. Y la emoción y la pasión que me transmisión desde entonces, recorren cada una de mis venas hasta ahora. 

Es por ello que no soy capaz de imaginarme la vida sin esta forma de expresión de los sentimientos y de lo más profundo del alma.

Fue un regalo para mí crecer rodeada de música; en mi familia era una forma muy especial a través de la cual conectábamos, así poco a poco le íbamos poniendo título y letra a nuestros recuerdos y a nuestros momentos juntos. Todavía hay canciones y obras que traen a mi memoria alegrías y tristezas del pasado, y que como bálsamo acompañan el largo trazado que es la vida.

A lo largo de mi carrera musical he podido conocer y contemplar también otras formas de expresión musical y artísticas (todas ellas unidas entre sí), y me llevó a investigar cual sería la forma de conseguir que mis alumnos pudiesen llegar a disfrutar tanto como yo, creando y tocando sus instrumentos musicales. Porque algo que sí me quedó muy claro es que la música se hace de dentro a fuera, y que si esto no sucede así puede llegar a ser un camino muy frustrado.

Debo mencionar lo buenísima que es para nuestro corazón, nuestro cerebro y nuestra mente, y nuestro desarrollo cognitivo; facilitando nuestra expresión de ideas y sentimientos, y mejorando nuestra psicomotricidad.

En Yoglar encontré un lugar idóneo para alcanzar este objetivo. Se percibe el respeto y el amor desde el primer segundo que uno pisa sus aulas, y su método pedagógico que une la impregnación musical con la creación de momentos familiares únicos me enamoró.

Agradezco muchísimo también el poder formar parte de su equipo.

Ada

Suscríbete a nuestra newsletter, te mandaremos actividades y eventos para que tu peque ame la música toda su vida